CARTA DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO. EL INMENSO VALOR DE LA FAMILIA

El coronavirus nos dio la oportunidad de reinventarnos y para muchos de conocer el inmenso valor de nuestras familias, el descubrir el amor en todas sus dimensiones y todos sus extensiones. Entre esposos en matrimonios solemnes y matrimonios consensuales, entre padres e hijos, entre hermanos. Es maravilloso sentir el amor de nuestros hijos preocupados día a día porque tengamos a la mano todo lo necesario para vivir dignamente y hasta el de los nietos que llevan a sus abuelos en espacios de ternura al parque, al restaurante, al oficio religioso. ¡Y qué no decir del valor de la amistad!

Continuar leyendo


ARQUITECTURA DE LAS LEYES

Causa sorpresa que en el quehacer jurídico haya desaparecido la lógica y se haya impuesto el sofisma, la fábula legal. Hoy, el que los hombres queden preñados, que los delincuentes sean los exponentes de la moral y de la justicia, que se honre la democracia por el número de elecciones así sean amañadas, que se llame virtud al vicio y la torcedura que hace personas integralmente insanas, es el resultado de aceptar un mundo jurídico extraño, trabado y literalmente ininteligible.

Continuar leyendo


ÚLTIMO SÁBADO DE NOVIEMBRE: DÍA SIN CELOS, SIN DESPECHO Y SIN VIOLENCIA

Para sembrar conciencia de paz y tolerancia y minimizar el número de mujeres asesinadas por celos, es por lo que propongo que el día mundial sin celos se realice el último sábado de mayo y el último sábado de noviembre, ambos extendidos hasta el domingo siguiente y a los meses de junio y diciembre.

Cinco semanas de inmersión total en cultura de tolerancia, civilidad y respeto que tendrían amplio espectro en todas las restantes horas del año.

Continuar leyendo


CIVILIZADOS, LOS ANIMALES. III parte

VOLVAMOS AL CONTRATO SOCIAL

Vuelvo a Hobbes y a Rousseau quienes plantearon la necesidad de firmar un “contrato, un pacto social, en el que se defina un poder centralizado que tenga la autoridad absoluta para proteger a la sociedad, creando una comunidad civilizada”. Todas las constituciones y leyes son de alguna manera pactos sociales de obligatorio cumplimiento de los que todos buscan tomar ventaja y a veces lo logran por la burla que de esos pactos hacen las autoridades judiciales y administrativas. Del ejercicio burlesco y torticero de las leyes nacen las mayores inequidades, la acumulación de privilegios y el aumento de las desigualdades negativas. Las brechas entre poderosos y miserables son aterradoras. El 60% de familias cercanas a la línea de miseria, el ser Colombia uno de los países con mayores desigualdades e inequidad y su pelea por ser el campeón en corrupción confirman que de civilización tenemos poco y que los animales, los salvajes nos llevan ventaja. Los civilizados son los animales, los humanos seguimos en el tiempo de las cavernas ahora en mármol y con cortinas de sedas y vajillas en porcelana.

Continuar leyendo